abril 01, 2022 3 translation missing: es.blogs.article.read_time

[Read this article in English]

La palabra anosmia es de origen latino y su significando se refiere al hecho de que la persona que padece esta enfermedad no puede oler, es decir, sufre ceguera olfativa. La enfermedad afecta a alrededor de 1% de la población y suele estar causada por la gripe, las infecciones víricas y los traumatismos nasales o craneales.

También puede ser, en muy raras ocasiones, una afección congénita. Su tratamiento, tiempo, y extensión dependen principalmente de las causas. También puede asociarse a una perdida del sentido del olfato no muy agradable. Existen varios tipos, estos pueden ser, la anosmia, que se asocia a la perdida completa del sentido del olfato, es funcional, es decir, es completamente inútil, quienes la padecen no sienten prácticamente ningún olor o aroma.

Anosmia

La siguiente es la hipozmia, que implica una perdida parcial de la sensibilidad olfativa. En el caso de la parozmia, se trata de un olor desagradable falso o distorsionado. Y en la cacozmia, los pacientes que la padecen tienen una experiencia olfativa desagradable. Existe, por supuesto, un nombre en latín para el olor normal, normosmia, o en el caso del olor supersensible, hiperozmia. Por último, las fantozmia es el sentido de los olores inexistentes, o alucinados.

La hipozmia va desde una pérdida apenas perceptible del olfato hasta el limite de la anosmia. En los casos más leves, solo desparecen o se reducen a un rango apenas perceptible los olores más suaves del entorno, como los del hogar, las tiendas o incluso los coches. Los olores directos y fuertes solos se reducen. En cambio, en los casos más graves, los olores de los alimentos, las especias o los perfumes se vuelven apenas perceptibles. En esto casos, los olores más característicos, como el del ajo y la piel de naranja, también pueden mantenerse pero se atenúan.

El centro olfativo se puede desensibilizar al cabo de un tiempo, y de hecho es un fenómeno necesario, pero en la hipozmia la fatiga se produce en poco tiempo. Incluso en pocos minutos, cuando el olor de un ramo de flores o de una especia desaparece. En estos casos, es común tener un sentido del olfato vago, en el que se sabe es que puede oler algo, pero no se puede identificar.

Anosmia

En el caso de la parozmia, la distorsión del sentido del olfato se da principalmente en la línea de la hipozmia tras las infecciones víricas. En este caso, el epitelio olfativo está dañado o el cerebro es incapaz de procesar la información distorsionada del nervio olfativo. Incapaces de reconocer plenamente los olores suaves, los pacientes experimentan un olor desagradable a productos químicos, olor a quemado y humo.

Si se produce una pérdida repentina del olfato, puede haber incluso ansiedad grave al reconocerlo. Si persiste durante un periodo más largo, puede desarrollarse una depresión o un trastorno de pánico. Esto puede hacer que los pacientes perciban el mundo como vacío o, a menudo, peligroso, ya que son incapaces de detectar incendios o fugas de gas y alimentos en mal estado.

El olfato también puede estar muy vinculado a las emociones, y que la pérdida de patrones olfativos importantes puede conducir rápidamente a la depresión. Por otra parte, la perdida del olfato puede asociarse a la pérdida de la libido, aunque esto suele ser más frecuente en pacientes a los que les ha diagnosticado anosmia desde el nacimiento.

Información recopilada por: Dezső Sándor.